octubre 1, 2019

Categories: Biblia - Motivación

En este post quiero explicarte los 7 pasos para preparar un estudio bíblico temático. Son 7 pasos simples que permitirán a cualquier persona preparar su estudio bíblico.

Muchos de los escritos sobre este tema son complejos y largos y exigen un nivel de preparación teológica muy alto a veces hasta conocimiento de los idiomas bíblicos. Pero Jesús nos envió a todos a enseñar su palabra. Por esta razón yo quiero ayudarte a que lo puedas hacer con éxito.

Al seguir los 7 pasos para preparar tu estudio, te evitaras los siguientes problemas.

  • No saber por dónde comenzar, ni el orden que vas a llevar.
  • No te perderás enredado en varios temas.
  • No será un estudio superficial donde no se sabe de qué hablaste.

Con estos sietes pasos lograrás hablar de tu tema como todo un experto y los oyentes saldrán edificados con tu estudio. Por la claridad con que les habrás transmitido el tema que escogiste.

Paso 1 El tema

Escoger el tema del que quieres compartir con tu grupo de estudio bíblico. Escribe todas las ideas de temas que vengan a tu mente. Ve eliminando hasta llegar al tema que creas que Dios quiera que compartas. Este ejercicio de escribir tus ideas de temas, te puede ser útil para próximos estudios.

Paso 2 El punto central

El punto central de tu estudio bíblico, es la pregunta que vas a responder o la afirmación que vas a defender. Necesitas ser específico. Ejemplo si tu tema es el Espíritu Santo, sin tener un punto central claro podrías perderte, hablar de todo y de nada. Necesitas enfocarte más, podrías decir que tu punto central es El Espíritu Santo en la conversión o el Espíritu Santo y los milagros. El punto central, es lo que tu quiere que quede claro en las personas cuando termines tu estudio bíblico.

Paso 3 Lee sobre tu tema

Comenzar a leer sobre tu tema en un diccionario bíblico es una buena idea. Después trata de reunir material sobre tu tema, no es tan importante la cantidad que leas como la calidad. En ocasiones puedes encontrar libros de teología sistemática, que tratan sobre tu tema de una forma breve pero muy clara y profunda. Un capítulo de un libro, un artículo en una biblia de estudio o comentarios bíblicos sobre tus versículos seleccionados.

En general es lo que yo utilizo para preparar mis estudios y es suficiente. No trates de abarcar mucho. Tu objetivo es de edificar y no de impresionar a nadie.

Paso 4 La introducción

Presenta de forma breve el tema que vas a tratar y tu punto central. Háblales de la afirmación que va a defender o de la pregunta que vas a responder. Diles como piensas dividir tu estudio y en que autores te vas a basar. No necesitas ser un experto del tema si citas a los expertos.

Paso 5 El cuerpo de tu estudio

Divide tu estudio en partes lógicas para mejor comprensión y memorización. Cada parte del cuerpo de tu estudio debe ayudar a exponer tu punto central. Te voy a dar algunos ejemplos de formas en que puedes dividir tu estudio.

Puedes hacerlo por diferentes opiniones.

  • El espíritu Santo hace milagros directamente
  • El Espíritu Santo hace milagros a través de su Iglesia
  • El Espíritu Santo hace milagros a través de cada creyente

Puedes dividir en sesiones de la biblia.

  • Los milagros y el Espíritu Santo en el antiguo testamento
  • Los milagros y el Espíritu santo en los evangelios
  • Los milagros y el espíritu santo en los hechos de los apóstoles

Puedes dividirlo por etapas.

  • El espíritu Santo antes de obrar el milagro
  • El Espíritu Santo durante el milagro
  • El Espíritu Santo después del milagro

Paso 6 La conclusión

Haz un breve resumen de tu tema y punto central mencionando las partes del cuerpo de tu estudio. Termina con palabras de aliento y oración.

Paso 7 Prepárate para las preguntas

Es importante que tengas un tiempo de preguntas en tu estudio. Puedes dejar que las personas te pregunten durante el estudio. Pero también puedes decir al comienzo que anoten sus preguntas, que al final responderás. A mí en particular prefiero la última. Me permite mantener el orden y la idea en el estudio. En ocasiones las preguntas las vas a responder en tus puntos y evitar interrupciones.

Pero como sea que prefieras, el tiempo de preguntas debe estar presente en un estudio. Para ello lo mejor es leer mucho sobre el tema y ser humilde. La lectura te ayudará a responder la mayoría de las preguntas que hagan. Con la experiencia y el tiempo enseñando la biblia podrás responder cada vez más. La humildad te ayudará para las preguntas que no logres contestar. No es pecado decir que no conoces la respuesta, pero que te será un gusto responder próximamente. Simplemente anótala y busca la respuesta.

Espero que este post te ayude a preparar tus estudios. Si tienes alguna pregunta la puedes escribir en los comentarios y será un gusto responderte. Si este post te ha sido útil, compártelo con tus amigos.