octubre 30, 2019

Categories: Biblia - Motivación

Este post es para ti si:

Te arde el corazón de ganas de compartir el evangelio con todo el mundo.

Si tienes muchas ganas de contarles a todos lo que ha hecho Jesús en tu vida.

Si tienes dudas de cómo hablar de lo que te ha sucedido y con quien.

A menudo me encuentro con personas que sus vidas han sido cambiadas por Jesús. Tienen muchas ganas de contarles a todos lo que les ha sucedido.

Pero hay cosas que los esta frenando y no se sienten listos todavía para hacerlo.

Quizás tu has tenido la misma experiencia, las ganas y la pasión de hablarles a todos están ahí. Pero alguien te ha dicho o tu crees que todavía no puedes.

Algunos ejemplos que quizás te están frenando.

Has visto muchos profesionales en las iglesias y en los medios de comunicación y cuando te comparas con ellos no te sientes preparado.

Alguien te ha dicho que tienes que prepararte mas para poder hablar o los demás.

No te sientes capas de hacerlo a causa de la vida de pecado que llevabas y de los que te quedan.

No crees que tu testimonio sea tan impactante ni espectacular, como para ser contado.

Bueno creo que te entiendo y me parece que voy a poder ayudarte.

Para eso solo vamos a ver una historia que nos cuenta la Biblia. Y solo con una historia de la biblia, estoy seguro de que va a ser mas que suficiente. Para que salgas y compartas tu testimonio con todos.

En el evangelio de Juan capitulo 4 se nos narra la historia de una mujer samaritana que creyó que Jesús era el Mesías. Cuando creyó fue y les conto a todos y muchos samaritanos creyeron en Jesús. 

Mira lo que nos dice Juan 4.39:

Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho.

Veamos algunas de las características de esta mujer que logros llevar a muchos a Jesús.

En primer lugar, veamos su historia de pecado

La Biblia nos dice que esta mujer había tenido cinco maridos y el que tenia ahora no era su marido. Ella seguramente era conocida en su pueblo y no por buenas razones. Su pasado había estado marcado por el pecado. Pero su presente estaba en la misma situación. Tenia una relación extramatrimonial.

Pero la Biblia nos dice que esta mujer después de creer en Jesús como el Mesías. Les conto a todos que ella había encontrado a Jesús.

Con esto no trato de defender el estilo de vida de pecado y servir a Jesús al mismo tiempo. Pero todos vinimos a Jesús con muchos pecados y la santificación ha sido progresiva y lo seguirá siendo hasta que seamos transformados completamente.

Pero lo que tenemos que entender es que no necesitamos tener una vida perfecta para que le presentemos a otros al Dios perfecto.

En medio de nuestro proceso de santificación podemos presentar a Jesús a muchos. Ellos necesitan conocerle lo antes posible.

Es una mentira que el diablo a querido que las persona crean. Que no pueden hablar de Jesús si todavía no se han librado de todos sus pecados.

Dios nos envía y nos manda a servirle al mismo tiempo que el sigue trabajando en nosotros. Como dice Filipenses 1.6.

Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.

No importa cuan oscuro fue tu pasado, o con que pecado estés luchando ahora. Nunca calles de anunciar a Jesús.

Si tu te encuentras con unos amigos que tienen la misma enfermedad que tu pero que ellos todavía no han encontrado un medico. Tu no vas a esperar que tus medicamentos te hayan sanado por completo para darles la información de ese medico que te esta tratando ahora.

De igual manera Jesús no tiene que haber terminado por completo en ti para que tu refieras a otros a el. Estoy seguro de que y tu has visto la mejoría desde que tienes a Jesús como tu medico divino.

Mira lo que decía el apóstol Pablo:

Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. 1 Timoteo 1.15

En segundo lugar, veamos que ella era nueva creyente. 

Al parecer no espero nada para salir a hablar con los demás sobre lo que le había sucedido.

Quizás tu piensas que deberías tener mas tiempo en tu fe antes de hablarle a otros. O tal vez no es tu idea, pero te han dicho que esperes conocer mas la palabra para poder predicar a Jesús. 

Esta mujer no tenia ni seminario ni diploma de teología. De hecho, su teología estaba bien mala, Jesús corrige algunas de sus ideas sobre donde era que se adoraría.

Tal vez te estés diciendo como puedo predicar a Jesús si no conozco todavía la Biblia. No se todavía bien quien es el Jesús bíblico.

Te entiendo y déjame decirte que me encanta estudiar la biblia. Que paso mucho tiempo leyendo sobre la historia del cristianismo y teología sistemática. Pero para compartir mi testimonio no necesito otra cosa que contar mi encuentro con Jesús y lo que el hizo en mi vida.

Hay algo muy poderoso cuando contamos nuestro testimonio. No necesita ser de película, solo ser el tuyo y ser real. No trates de aumentarlo ni hacerlo mas sensacional, cuéntalo tal cual es.

Espero haber podido ayudarte, y que ahora no reprimas mas ese deseo que Dios ha puesto en tu vida. Que puedas hablar con liberta de todo lo que Jesús ha hecho en tu vida. 

Y que atreves de tu predicación muchas personas puedan llegar a conocer a Jesús.

Me encantaría saber que te ha perecido este post y si ha sido de bendición para tu vida. También conocer un poco de tu testimonio y si lo has compartido con alguien.

Te animo a que me escribas aquí en los comentarios. Y si te fue de bendición que lo compartas con tus amigos. Así podrás tu también ayudar a otros a seguir dando a conocer a Jesús.